fbpx

Digitalización forzosa

“No hemos hablado de despidos arbitrarios”, asegura presidente del Comité de Trabajo de Confiep
13 abril, 2020
Trabajadores de MYPES recibirán bono de 760 soles mensuales durante tres meses
13 abril, 2020

CAMBIOS. El distanciamiento social obligatorio que rige en buena parte del planeta ha obligado a un sinnúmero de empresas a optar por el teletrabajo y los especialistas prevén que esta modalidad laboral se generalizará cuando la crisis sanitaria culmine. Lo mismo ocurrirá con otras actividades que se realizan desde casa con el soporte de la tecnología digital como compras, operaciones financieras, servicios gubernamentales, educación y muchas más.

Cabría preguntarse si el Perú está preparado para que esta digitalización de la vida diaria perdure y, sobre todo, contribuya a mejorar la eficiencia de la economía. En ese sentido, habría que examinar si la infraestructura de telecomunicaciones es la adecuada para acompañar el cambio, si la regulación permite verificar si las empresas del sector cumplirán con lo que ofrezcan, si el soporte técnico y disponibilidad de equipos, accesorios y repuestos serán accesibles y si la ciberseguridad estará a la altura del desafío.

En el caso de la educación, existe una enorme brecha de accesibilidad que el inicio del año escolar ha puesto en evidencia, de modo que se tendrá que partir casi de cero. En servicios gubernamentales, está pendiente la transformación digital del Estado. Ha habido intentos para comenzar, el más reciente fue la Ley de Gobierno Digital, promulgada por el presidente Vizcarra en setiembre del 2018, pero –como ocurrió con ensayos previos– no se ha podido despegar. Entre las entidades más rezagadas figuran algunas que tienen contacto continuo con los ciudadanos como, por ejemplo, los municipios.

En servicios financieros, están disponibles avances como el monedero digital y los bancos están promoviendo la masificación de sus plataformas digitales, aunque parece duro romper con la costumbre peruana de hacer cola (y perder tiempo). En comercio electrónico también se están dando pasos, sobre todo en el rubro de alimentos, pero aún hay mucho por hacer, lo mismo que en el teletrabajo, que está sujeto a una rígida regulación –que se flexibilizó un poco con las medidas dadas por el Ministerio de Trabajo a raíz de la emergencia sanitaria–.

En líneas generales, el país no está adecuadamente preparado y esto lo corroboran estudios comparativos. Según el ranking de Competitividad Digital de la escuela de negocios suiza IMD, publicado en setiembre pasado, el Perú figura en el puesto 61 de 63 países evaluados y no destaca en ninguno de los tres pilares considerados: conocimientos (61), tecnología (58) y preparación para el futuro (59). Tendremos que comenzar desde muy abajo.

mm
Asesores Contables A&M
A&M, ofrece un servicio exclusivo de acuerdo a la necesidad específica de cada cliente, basados en los valores, honestidad, responsabilidad y seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *